jueves, 11 de diciembre de 2008

Nuestro tercer amigo aparece en Marruecos.

Un equipo internacional de científicos ha determinado que el fósil de un niño descubierto en el yacimiento de Jebel Irhoud, a 100 kilómetros de Marrakech (Marruecos), en 1968 tiene una antigüedad de 160.000 años.

Jebel Irhoud
es un yacimiento que esta cerca de Sidi Moktar, a unos 100 km al oeste de Marrakech, en Marruecos y allí encontraron los restos de 7 personas.

Pero si lo de las vacas pastando trae problemas, imaginaros los quebraderos de cabeza cuando los fosiles aparecen en una cantera. Pues eso lo que ha pasado en Jebel Irhoud que era una cantera de baritinia (Sulfato de bario, que esta en la tierra en forma de yeso y se utiliza en medicina para las radiografias de contraste), de modo que con las excavacione previas todos los restos estaban desordenados y los arqueologos no se
fiaban de las dataciones tradicionales, ni del carbono 14. Afortunadamente ahora se pueden usar técnicas de termoluminiscencia, series de uranio y resonancia de espín electrónico que han permitido datar estos restos, como los de Herto. Y estas dataciones han confirmado que eran hombres y mujeres modernos, como nosotros, los que habitaban en África hace unos 150.000-100.00 años, cuando los neandertales todavía vivían en Europa y el Homo erectus todavía poblaba la isla de Java. De modo que cuando la fecha que les salió era de una antigüedad de 160.000 años, no se lo podían creer, porque hasta ese momento las hipótesis se habían construido sobre la creencia de que la zona del norte de África había sido habitada por Neandertales, pero estos restos parecían de humanos modernos, la fecha era antigua y los investigadores no entendían nada. Tu me dirás que esa fecha es más antigua que la de Herto... bueno, esto de las dataciones es un poco relativo, de todas formas y como tenemos el ADN ya sabemos que el origen esta en Etiopia, de modo que lo único que podemos preguntarnos es: ¿cómo habían llegado desde Etiopía a Marruecos? Y aquí entro yo a dejar volar la imaginación. Es posible que subiendo por el Nilo y caminaran por toda la costa, para luego adentrarse en el Atlas. Quizás estas necesitan un mapa del norte de África.

Bueno, mi hipótesis no tiene porque ser descartable, pero ahora hay otra. Veras, en un periodo que va de los
170.000 a los 120.000 años, hubo fuertes lluvias que aumentaron en el sur del Sáhara en el último periodo interglacial. Había entonces dos grande ríos cuyas cuencas pueden ser vistas en las imagenes tomadas por los satélites, y corroboradas por los restos fosiles de conchas de moluscos, que al ser datadas nos dan este periodo amplio. La cuenca central de uno de estos grandes ríos, similar al Nilo, incluye la más alta cordillera del Sáhara, las montañas volcánicas del Tibesti, entre Chad y el sur de Libia. Bien podemos pensar que las gentes en aquel periodo tenian ganas de aventura, y de recorrer el mundo y siguiendo el cauce de alguno de estos ríos llegaron por el sur a Marraketch.

Lo curioso de este lugar es que también aquí nos vamos a encontrar con 2 niños. Uno de ellos tenia 8 años, ¿y como saben su edad? Por los dientes. Sus restos han sido estudiados por la Dra. Tanya Smith, el Dr. Jean-Jacques Hublin y su equipo, para hacerlo han empleado una técnica novedosa. La resolución de alto contraste que permite ver los dientes en un corte longitudinal que muestra sus capas de crecimiento, como en el tronco de los árboles. Lo bueno de esta técnica es que no daña los restos, de forma que puede utilizarse sin estropear el fósil.


Lo impresionante es que este niño marroquí era como cualquier niño de 8 años de la actualidad, lo que nos muestra que la infancia ya era una etapa prolongada en aquel momento, por lo que la estructura socio/familiar debía estar construida para el cuidado de las niñas y los niños, tal como la lógica dice que debe ser ahora, ofreciendo un mayor tiempo de aprendizaje y entrenamiento a las nuevas generaciones.

La industria asociada a los depósitos es claramente musteriense y la fauna parece ser del Pleistoceno medio-superior.


Esto de la tecnología Musteriense es un misterio, porque siempre que leemos sobre ella esta en relación con las poblaciones Neandertales, que son de Europa, y sin embargo... parece que los Homo Sapiens Sapiens tenían la misma forma de construir las herramientas (Hachas de mano, bifaces, etc) en África. ¿qué pasa se contaban los secretos? ¿Había algún tipo de enseñanza itinerante entre humanos de una clase y de otra? Digo humanos porque los Homo neandertalensis, también pensaban, imaginaban y enterraban a sus muertos, aunque parece que sus niñas y niños crecían más rápido de modo que pasaban menos años de su vida jugando, a lo mejor ese fue el problema... a lo mejor la clave para adaptarnos tan bien a los cambios es debida a nuestra larga infancia que nos da flexibilidad mental. Bueno aquí tendría que hablar un psicólogo/a, porque dice mi madre que en psicología al miedo al cambio lo llaman madurez.


Realmente esto de estudiar es un rollo, porque sabes por donde empiezas, pero no sabes donde terminaras.


Ahora podemos imaginar la vida nómada de nuestros antepasados que los llevo, desde Etiopía, tanto al sur como al norte de África, y hacia el oeste a la zona del actual Israel, donde se han encontrado abundantes restos arqueológicos. Pero no adelantemos acontecimiento.

3 comentarios:

Elías Amorós dijo...

Muy interesante,yo creo que todos los neandertales y los otros eran hombres normales o monos.

Laura dijo...

Hola Emma!!
Cada vez tengo mas ganas de ver publicado tu libro, dices que será cortito?? No se yo...jejeje
Me gusta mucho, de verdad.
No quiero ni imaginarme la currada que devio de ser encontrar todos los huesitos de esa gente...Pobres.

Bueno, este fin de semana empezare con los dibujos...
Besos!

Elvira dijo...

Muy, muy interesante Emma ¿seguro que quieres ser profe de historia? yo que tu iria para escritor... me encanta tu estilo, en serio, no es por hacer la pelota.
Y si (me he reido mucho con tu comentario) el problema de investigar es que nunca se termina ¿no? ¿pero ahi esta la gracia historiador! no te aburriras nunca...
Y revisa esa ortografia...
Elvira