viernes, 29 de agosto de 2008

La Gran Muralla o Chang Cheng

Chang Cheng
(La Gran Muralla)

En el año 215 a. n. e. el emperador Qin Shihuang( conquistador de los 7 reinos feudales de la región China, primer emperador y el malo de la momia 3) inicia la construcción de la gran muralla, seis años después de unificar China, (mientras, Roma empieza su expansión por el Mediterráneo).

Durante un tiempo, estuvo más preocupado por la homogeneización de los territorios del nuevo imperio, sobre todo por el control del sur de China, por lo que dejó la frontera del norte, con los Xiongnu,(de ellos saldrían los Hunos) desprotegida. Por todo esto se inició la construcción de la gran muralla (de 2 a 10 metros de altura, y entre 6 y 8 de ancho) aunque antes tuvo que echar a los invasores de la zona, para lo que preparó un ejercito de unos 300.000 hombres, y puso a uno de sus mejores generales al mando, el general Meng Tiang. Después de expulsar a los nómadas, comenzó la construcción de la muralla; contó con la ayuda de los gobernadores de las provincias por donde debía pasar la muralla, que alistaron un ejercito de trabajadores(no hay cifras) y mandaron a todos los presos del imperio a trabajar en su construcción.

La muralla no era enteramente de piedra como solemos imaginarnos, era mayoritariamente de arena apisonada. La mayor parte de occidente y a lo mejor de oriente(no sé qué les habrán contado a ellos de la Gran Muralla) creen que es una sola muralla que sólo se interrumpe por ríos y montañas, pero en realidad, se trata de varias murallas construidas una detrás de la otra. Gran parte de las cosas que nos cuentan sobre ella no son verdad; nos dijeron que se veía desde el espacio. Esta leyenda empieza en un cómic en la primera mitad del siglo XX cuando aun no habíamos salido al espacio, y años mas tarde la NASA negó que se viera desde allí. En el articulo que la revista Clio, en su nº52, dedica a la Gran Muralla, cuenta la historia de una mujer que tenía a su marido trabajando en la muralla, cruzó todo el imperio para llevarle ropas de abrigo para soportar el frió invierno del norte. Cuando llegó, le dieron la noticia de que su marido había muerto por la dureza del trabajo, y lo habían enterrado en la muralla. La mujer estalló en un llanto tan terrible que provocó que la Gran Muralla se resquebrajase y saliera a la luz el cadáver de su esposo, y después se suicidó lanzándose al mar junto al palacio del emperador. Esta es una leyenda que recorrió todo occidente en el siglo V. A mí, esta historia me dice que el pueblo de China estaba descontento con la construcción de la muralla, por ello el emperador fue derrocado en el año 206 a. n. e.

La dinastía siguiente fue la Han, que no continuó con la obra, hasta la época de Wudi, el emperador mas famoso de esta dinastía, (que reinó del 147 al 87 a. n. e.) que volvió a acometer los trabajos en la muralla. Había pasado casi un siglo desde el comienzo de la obra y gran parte de la muralla de tierra se había erosionado, este fue el argumento de los Han para no trabajar en una obra que requería constante mantenimiento. Así se sucedió el tiempo, con dinastías que continuaban la obra y otras que la abandonaban, hasta la dinastía Ming en el siglo XIV. Los nómadas de las tierras de Mongolia que presionaban mucho al imperio chino, en un principio decidieron utilizar una estrategia ofensiva (es decir: ir con mucha gente y echar a los nómadas a patadas) para mantenerlos lejos de las fronteras, pero este propósito se hizo imposible en 1449 tras la derrota de Tumu. Es esta fortaleza del norte y en el curso de una refriega, el emperador Zhengtong fue echo prisionero por los mongoles, que lo tuvieron cautivo 8 largos años, hasta liberarlo al cobrar un rescate en 1457. Esto le reveló al gobierno la debilidad del imperio, les obligó a pensarse bien que hacer, y al final decidieron construir una segunda linea de protección mas al sur de la antigua, la llamada Gran Muralla Interior (nei chang cheng), que es la que conocemos nosotros hoy en día. La muralla de los Ming medía unos 8 metros de alto y entre 5 y 10 de ancho en la base y por 4 en la cima, con 7.400km de largo. Cada doscientos metros había una torre de vigilancia de unos 12 metros de altura. Al final la muralla no aisló a los Ming como esperaban y fueron derrotados por los Manchúes.

4 comentarios:

Álvaro dijo...

Annnnda, el prmeeeero! Para que veas que yo visito tu blog eh?
Me ha parecido bastante interesante esta historia de la Muralla China. Me ha llamado mucho la antención la leyenda de la mujer cuyo llanto por la muerte de su amado hace desquebrajar la muralla y al final, el suicidio, da un poco de pena...
Tengo que admitir que lo explicas bien.
Bueno "profe de historia", enorabuena y ¡Sigue asi!
Chao

Elvira dijo...

Emma, esta ha sido, sin dudarlo, la entrada que hasta ahora me ha gustado mas de todas las que has escrito, no solamente me has contado cosas que no sabia (como siempre, sabes que estoy floja en historia), sino que he disfrutado un monton leyendola, y aunque esta muy trabajada y completa, otra vez me he quedado con ganas de seguir leyendo, felicidades, el tuyo es un BLOG, con mayusculas.
Elvira.

Laura dijo...

Hola Emma, mi madre tiene razón, esta entrada esta muuuy bien...
Yo no sabia ni que hubiera dos murallas ni que fueran de arena apisonada... Y ya ni hablamos de todos los nombres y fechas que tu manejas tan tranquilamente...
Y lo de que se ve desde el espacio... jejeje, la de veces que la he buscado yo en un mapa mundi...
Bueno, espero que todas las entradas sean así de largas a partir de ahora... ¡y mejor si lo son mas!
Besos!!

Daniela dijo...

Hola Emma!! Que interesante tu post. Hay que ver con estas mega- construcciones y como trabajarían para realizarlas. No me extraña que el pueblo haya estado descontento y que la leyenda de esta mujer saliera de eso.
Un beso y sigue por favor contándonos más cosas.