jueves, 15 de octubre de 2009

A ver que os parece...

Hola, esta es la introducción al libro... jejeje... osea, es lo primero que va a ver la gente,... después de la portada, obvio.

Aunque sea lo último que vais a leer vosotr@s, margis del mundo... no se que significa, pero a veces digo muchas tonterias, y hoy tengo un día especialmente bobo... o eso opina mi madre...jejejeje

Ahí va...

Cuando yo era muy pequeño, 4 ó 5 años, dice mi madre que la gente me hacia esa pregunta tan típica: “Y tú ¿qué quieres ser de mayor?” seguro que a ti también te lo han preguntado. Lo hacen porque a las personas mayores les parece gracioso que digamos cosas como basurero, bombera o futbolista. Pero, según mi madre, y debe ser verdad por dos razones, primero que a mi madre no le gusta mentir y segundo que sigo respondiendo lo mismo cuando estoy en confianza, yo siempre decía “No quiero ser mayor”.

Y claro, fue así como empecé a interesarme por las cosas de la infancia.

A través de mi madre llegó a mis manos un libro curioso “En busca del bienestar perdido. El concepto del continuum” de Jean Liedloff, recomendado por la Unesco para aprender a ser padres y madres. En el libro nos hablan de como los ye'kuana, que viven en la selva venezolana, cuidan de sus hijos e hijas. Esta gente habita la selva tropical, a orillas de los ríos Caura y Orinoco. Según un censo de 2001 su población es de 6.250 personas, en Venezuela, y 430 en Brasil, muy poca gente. A mi leer ese libro me planteó preguntas sobre la educación y las relaciones de los adultos hacia la infancia. Pensé entonces que cuanto más sencilla una sociedad, más respeto a la infancia... como debe ser. Y que en cambio, en cuanto llega la civilización... pasan cosas terribles, como padres que pegan, adultos que explotan laboralmente, o sexualmente (que es aún peor), o que utilizan a los niños para la guerra.

Pero después me puse a leer y he terminado descubriendo que ni en la prehistoria la infancia era toda feliz.

Si estas leyendo este libro es porque tienes suerte y una familia que te quiere y quiere darte lo mejor, estoy seguro de que la mayoría de los niños y niñas del mundo no lo van a conocer, incluso los que hablen castellano, porque los libros son caros y las bibliotecas escasean donde más falta hacen.

Por eso le dedico este trabajo a Iqbal Masih, un niño pakistaní cuya vida me impresiono mucho cuando yo era pequeño. La suya fue una vida corta, solo duro 13 años, pero no la desaprovecho, fue generoso y cuando pudo salir de la esclavitud, gracias al apoyo de otros, no se acomodo, ni se acobardo. Él tuvo que trabajar como tejedor de alfombras desde los 6 años; sí has leído bien, tejía alfombras de esas que venden con la etiqueta “tejida a mano”, pero no te dicen por quien ni en que condiciones. Pues él trabajaba en un taller durante 12 horas diarias, con otros niños y niñas, para pagar una deuda de sus padres (que no es que sean malas personas, pero tenían problemas de dinero). Afortunadamente una ONGD lo ayudo a salir de allí y lograr una vida mejor, pero no quiso olvidar de donde venia, y por eso ayudo a los adultos de la ONGD a decir al mundo como están las cosas en el comercio internacional... se fue hasta Suecia y Estados Unidos para avisar a los compradores, como tú y como yo, para que sepamos quienes hacen esas alfombras tan bonitas... porque pese a todo, aún las hacen así.

Murió asesinado en 1995 por la mafia de las alfombras, que existe aunque no salga en el cine, pero pese a la brevedad la suya es una vida que vale la pena. Y como yo tampoco quiero pasar por el mundo como un mueble, y espero que si me estas leyendo, tú tampoco, me puse a leer que es otra forma de buscar la justicia (esto me lo enseñaron mis padres, al principio te parece que no tiene sentido pero luego te vas dando cuenta de que si la gente sufre y tú no te enteras, no lo puedes arreglar, de modo que enterarse es el principio para arreglar las cosas).

Buscando, buscando he encontrado libros sobre la historia de las mujeres, la historia de la vida privada, la historia de la ciencia, la historia de la moda, la historia de la cocina, la historia de la medicina, incluso he leído una “Historia secreta del sistema educativo norteamericano” (de John Taylor Gatto), y la “Historia de la infancia” de Lloyd DeMause, ¡¡ojo, esto no es una copia!! Te darás cuenta porque he procurado poner cosas alegres, porque aunque es verdad todo lo que cuentan en Pulgarcito o la Cenicienta (quiero decir que ha pasado de verdad durante mucho tiempo), en la infancia lo que más nos gusta es jugar y reír. Y con toda esa ayuda me he puesto a escribir.

Yo hubiera esperado encontrar más información sobre las niñas y los niños, pero la verdad es que no hay casi nada, cosa muy rara porque para ser mayor, indefectiblemente tienes que ser pequeño al principio, pero se ve que en el mundo faltan Peters Panes...o quizás hay demasiados desmemoriados.

Por cierto, voy a alternar capítulos que generalizan en masculino y otros que generalizan en femenino (aunque suene raro), para no discriminar... y para que no sea un rollo.

5 comentarios:

Cris Purrusalda dijo...

Me encanta como escribes y lo bien que te explicas, me he emocionado leyendo este primer capítulo, así que espero tener la suerte de poder leer el libro completo y poder repartirlo para que muchos más lo lean, para que no olvidemos nuestra infancia y recordemos que jugar y reír es algo maravilloso, a mi es lo que más me gusta, quizás sea una Peter Pan... además me encantara leer algunas otros libros que mencionas, interesante bibliografía aunque sea escasa como dices ya que no se habla mucho de la infancia, yo siempre he pensado que era el futuro y había que dedicarle mucho tiempo y amor.
un abrazo!!

Elvira dijo...

Estupenda introducción! Me parece un buen aperitivo para lo que sigue...tendremos que esperar mucho los margis del mundo? jejeje..
Besos y hasta pronto.

Alby dijo...

Hola Emmanuel:
Me encanta tu blog, y seguro que el libro te va a quedar estupendamente!!
En mi blog:
www.lacienciacuriosa.blogspot.com
tienes un premio, pásate a recogerlo!
Besos
Alba

Laura dijo...

Vamos Emmaaa!!!! otra entrada por favor... A ver que nos das despues de este primer volumen...

Besos

Laura dijo...

Me ha encantado este comienzo...por cierto enhorabuena por tu blog, lo sigo aunque nunca comente...besos!